Categorías
joyeria metales preciosos

La plata

La plata es uno de los siete metales conocidos desde la antigüedad. Se menciona en el libro del Génesis; y los montones de escoria hallados en Asia Menor e islas del mar Egeo, indican que el metal comenzó a separarse del plomo al menos cuatro milenios antes de Cristo. No resulta difícil imaginar el efecto que hubo de producir en aquellos pobladores (que habían tallado y pulido la piedra, que encontraron y utilizaron el cobre y luego el estaño, llegando incluso a alear ambos por medio del fuego para obtener bronce) el descubrimiento de un metal raro y poco frecuente, de color blanco, brillo imperecedero e insensible al fuego que otros metales derretía. Tal asombro justificó la atribución al metal de singulares propiedades, de las que los demás metales carecían, salvo el oro claro está; pues ambos no eran sino regalos de la naturaleza, formados uno por el influjo de la Luna, y el otro por el del Sol. Los demás, viles metales, estaban sujetos a los cambios y transformaciones, que por los rudimentarios medios entonces disponibles podrían producirse; lejos, muy lejos, de la perfección de la plata y el oro. No es de extrañar que por ello surgiera la idea de la transmutación de los metales en un vano intento de perfeccionar aquellos viles metales y dando lugar a la aparición de las primeras doctrinas de la Alquimia. Particularmente adecuado parecía para tal propósito el mercurio en el que se observaba el aspecto y color de la plata, hasta tal punto que se le dio el nombre de hydrargyrum (plata líquida) de donde proviene su símbolo químico (Hg). La plata, como el resto de los metales, sirvió para la elaboración de armas de guerra y luego se empleó en la manufactura de utensilios y ornamentos de donde se extendió al comercio al acuñarse las primeras monedas de plata y llegando a constituir la base del sistema monetario de numerosos países. En 1516 Juan Díaz de Solís descubrió en Sudamérica el mar Dulce que anteriormente Sebastián Caboto denominó Río de la Plata, creyendo que allí  abundaba el precioso metal, y de donde tomará el nombre la Argentina. Años más tarde, el hallazgo de grandes reservas de plata en el Nuevo Mundo en Zacatecas y Potosí en Bolivia y su importación a Europa provocó un largo periodo de inflación que lejos de estancarse en España se difundió por Europa; el fenómeno fue estudiado por Earl Jefferson Hamilton que en 1934 publicó El  tesoro americano y la revolución de los precios en España, 1501-1650. Se denomina plata de ley aquella en la que el metal precioso entra en su composición en la cantidad mínima fijada por la legislación vigente; dicha cantidad, expresada en tanto por mil en peso, o milésimas, se denomina «ley». En un principio las reglamentaciones se referían a las monedas emitidas por las instituciones autorizadas —plata amonedada— pero en la actualidad persiguen evitar el fraude distinguiendo de un lado los artículos de bisutería, con menor cantidad de plata, y de otro los de joyería fabricados con plata de ley y que deberán marcarse a tal efecto con el contraste que indique la «ley» de la aleación con la que se han fabricado. En España la Ley 171985 sobre Objetos Fabricados con Metales Preciosos establece para la plata las «leyes» de 999, 925 y 800 milésimas. La legislación vigente con anterioridad, desde la Novísima Recopilación de las Leyes de España de 1805 3 y ratificada por última vez en 19344, establecía las leyes de 916 y 750 milésimas con las denominaciones de «plata de primera ley» y «plata de segunda ley», para objetos grandes y cubertería la primera y objetos menudos la segunda5 . En las monedas inglesas se usó la «plata Sterling», de 925 milésimas (222 dwt (pennyweights) en 1 libra de 240 dwt)6. La plata es un metal de acuñar muy dúctil y maleable, algo más duro que el oro, la plata presenta un brillo blanco metálico susceptible al pulimento. Se mantiene en agua y aire, si bien su superficie se empaña en presencia de ozono, sulfuro de hidrógeno o aire con azufre. Su maleabilidad y ductilidad —sólo superadas por el oro— son  tales, que es posible obtener láminas de 0,00025 mm y con 1g de metal fabricar un hilo de 180 metros de longitud. Tiene la más alta conductividad eléctrica de todos los metales, incluso superior a la del cobre —el conductor por excelencia— pero su mayor precio ha impedido que se utilice de formamasiva en aplicaciones eléctricas. La plata pura también presenta la mayor conductividad térmica, el color más blanco y el mayor índice de reflexión (aunque refleja mal la radiación ultravioleta) de todos los metales. Algunas sales de plata son fotosensibles (se descomponen por acción de la luz) y se han empleado en fotografía. Se disuelve en ácidos oxidantes y puede presentar los estados de oxidación +1, +2 y +3, siendo el más común el estado de oxidación +1. El óxido y sulfato formado sobre la plata puede disolverse en ácido cítrico limpiándolo y formando citrato de plata.

Categorías
metales preciosos

el rodio

El rodio es un elemento químico de número atómico 45 situado en el grupo 9 de la tabla periódica de los elementos. Su símbolo es Rh. Es un metal de transición, poco abundante, del grupo del platino. Se encuentra normalmente en minas de platino y se emplea como catalizador en algunas aleaciones de platino

El rodio es un metal dúctil de color blanco plateado. No se disuelve fácilmente en ácidos, aunque finamente dividido sí lo hace en agua regia, y también en ácido sulfúrico (H2SO4) concentrado y caliente. El rodio tiene un punto de fusión mayor que el del platino y una densidad menor.

Sus estados de oxidación más comunes son +2, +3, 0 y –1

Categorías
metales metales preciosos

el platino

Es un metal noble blanco, blando y dúctil. Los metales del grupo del platino ( platino, paladio, iridio, rodio , osmio y rutenio) se encuentran ampliamente distribuidos sobre la tierra, pero su dilución extrema imposibilita su recuperación, excepto en circunstancias especiales. Los metales del grupo del platino se utilizan mucho en el campo de la química a causa de su actividad catalítica y de su baja reactividad. Como catalizador, el platino se emplea en las reacciones de hidrogenación, deshidrogenación, isomerización, ciclización, deshidratación, deshalogenación y oxidación.

El platino no es afectado por la atmósfera aun en ambientes industriales con contenido de azufre. Conserva su brillantez y no exhibe película de óxido cuando se calienta, aunque se forma una película fina adherente debajo de los 450ºC (842ºF). El hidrógeno u otras atmósferas reductoras no son peligrosas para el platino a temperaturas elevadas. El platino puede ser maquinado en alambres finos y láminas delgadas y, por procesos especiales, en alambres extremadamente finos.

El platino puede obtenerse en forma esponjosa por descomposición térmica del cloroplatinato de amonio o al reducirlo de una solución acuosa. En esta forma muestra un alto poder de absorción respecto a los gases, especialmente oxígeno, hidrógeno y monóxido de carbono. La alta actividad catalítica del platino está relacionada directamente con esta propiedad. El platino posee una fuerte tendencia a formar compuestos de coordinación

Categorías
joyeria metales preciosos

Enchapado en oro o dublee ?

Los términos “enchapado en oro” y “dublé” son utilizados en Argentina para designar cosas diferentes cuando, en realidad, el proceso de fabricación de ambos es muy similar.

Comúnmente en nuestro país se diferencia a las piezas “enchapadas en oro” de las fabricadas con “dublé”. Cuando se habla de una joya “enchapada en oro”, por lo general, se hace referencia a un recubrimiento de metal precioso realizado sobre la totalidad de la superficie de una pieza, mientras que una pieza con “dublé” se entiende que incluye uno o varios apliques recubiertos en oro y soldados sobre una superficie de plata. Si bien en un caso el enchapado ocupa toda la pieza y en el otro abarca sólo los apliques, la teoría detrás de ambos procesos es la misma.

Tanto el “dublé” como el “enchapado en oro” consisten en la adhesión de una capa de Oro 18k o 20k sobre otro material (bronce o latón, que es una aleación de Cobre y Zinc) a través de un proceso termomecánico de presión y temperatura. El recubrimiento de oro sobre latón o bronce se logra a través de un proceso físico por el cual no es necesario utilizar ningún material de aporte entre estos, como por ejemplo soldadura. En este proceso una capa queda adherida a la otra, aunque técnicamente no se puede hablar de soldadura, ni tampoco de fusión o aleación, ya que los componentes no se mezclan. Una vez lograda la unión de las láminas por medio del calor y la presión, el material enchapado suele venderse a los fabricantes de joyería para su utilización en joyas.

En otros países se habla de “Gold Filled” y “Gold Plated”. Al igual que el “enchapado en oro” y el “dublé”, ambos se fabrican con el mismo método, pero la diferencia está dada por una cuestión de calidad: tienen distinto porcentaje de oro. En Estados Unidos existe una regulación por la cual la cantidad de oro que debe tener el Gold Filled debe ser de por lo menos una veinteava parte del peso total de la pieza. En el caso del Gold Plated, la cantidad de oro puede ser inferior. En ambos casos se exige llevar un sello de calidad que lo identifique de una u otra forma.

En Argentina, no hay legislación respecto a este tema y existen partidas de Dublé con diferente concentración de oro, por ejemplo al 10%, 25% y hasta el 60%. Esto significa, por ejemplo, que un material al 10% presenta 10gr. de oro cada 100gr. de material y menos que la pieza esté identificada con el sello correspondiente, es imposible reconocer a simple vista si una pieza está confeccionada puramente con oro o si está recubierta.

Las piezas enchapadas son más económicas que las de oro sólido aunque tienen virtudes similares: resistencia, durabilidad, belleza y son hipoalergénicas, ya que la piel no entra en contacto con el metal subyacente. Las mismas pueden tener relieves o estampados pero no suelen tener engarces.

Los usos que se pueden dar al “dublé” suelen ser muy variados y dependen de la imaginación y habilidad de cada fabricante. En la actualidad el material es utilizado en la confección de todo tipo de alhajas.