Categorías
piedras

Gemas

Dentro del vasto grupo de las gemas o materiales gemológicos se incluyen todas las materias naturales o artificiales, de origen mineral, o animal, vegetal, meteoritito, etc. que se usan para ornamentación o adorno personal. Existe una tendencia, que se manifiesta en casi todas  las culturas, incluso en las primitivas, a que los hombres y mujeres utilicen los objetos más llamativos, y también los más escasos, que la naturaleza le ofrece como adorno personal. Característica vinculada con la vanidad personal, el testimonio de poder o singularidad del que porta el  objeto valioso, y también con supuestos poderes mágicos o sobrenaturales.

Se sabe que el hombre primitivo usaba, reconocía y era capaz de tallar hasta 15 tipos distintos de gemas, entre las que se hallan el hueso,  diversas conchas, el ámb el azabache y algunos vidrios… La existencia de  algunos de estos materiales en puntos muy alejados de su lugar de origen  permite afirmar una movilidad y unos canales comerciales en el período  Neolítico que no podrían sospecharse si no existieran estos vestigios.

Por ejemplo, la existencia de ámbar del Mar Báltico en las culturas neolíticas mediterráneas, o la presencia de lapislázuli de Afganistán en las culturas del valle del Nilo, que se suponían a influencias externas. Las  características que confieren a las gemas su atracción son, fundamentalmente, tres: La belleza, concepto subjetivo y sometido a los caprichos de la moda, pero con componentes objetivas, tales como el color, brillo, transparencia, y otras propiedades ópticas. Su durabilidad,. En tal sentido, es sabido que la admiración que los antiguos sentían por el diamante se debía, no a su brillo, que sólo pudo descubrirse al lograr su talla, sino a su dureza. Se valora en una gema su escasez o rareza, que le confiere el sentimiento de “poder e individualidad”. Estas tres propiedades han dado lugar a que las gemas se hayan usado, desde la antigüedad, como objetos de trueque, de comercio y de inversión, estableciéndose, en muchos casos, rutas comerciales estables, como sucedió también con la seda, las especias o la sal.

En épocas más recientes han dado lugar a numerosos estudios científicos  en los campos de la Mineralogía, de la Geología y de la Física y Química del estado sólido, pues al tratarse, en muchos casos, de mono cristales muy puros, permiten observar fenómenos que en otros materiales pasan  desapercibidos. Por esta misma razón las gemas, tanto naturales como  sintéticas, se han empleado y se emplean en las industrias avanzadas, más allá de su valor ornamental. Así, el diamante se usa como abrasivo de muy alta calidad, en herramientas de corte muy delicadas, en recubrimientos especiales y en ventanas que tengan que soportar condiciones muy extremas de presión y temperatura. El corindón, por su alta dureza, se usa en piezas de mecanismos que tengan que sufrir elevado rozamiento, como por ejemplo relojes, en fabricación de láser y otros empleos. Del cuarzo se aprovechan las propiedades piezoeléctricas y piro eléctricas, etc.